El mercado nacional de divisas y las operaciones del SPNB

Por PhD. Miguel Angel Rodríguez, Socio Consultor Ecoanálisis

Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización de Ecoanálisis

 

El tipo de cambio es uno de los macro-precios fundamentales en una economía libre. Junto con la tasa de interés y la inflación su mejor ajuste a las condiciones reales de una economía, son determinantes para que se dé estabilidad macroeconómica, y se facilite el cálculo económico a empresarios, trabajadores, inversionistas, ahorrantes, nacionales y extranjeros. Por eso es de un especial interés que se determine en un mercado lo más amplio, transparente y bien informado posible.

Desde la crisis de inicios de los ochenta hemos experimentado distintos modelos para determinar el tipo de cambio, evolucionando desde tipos de cambio fijos hacía un tipo de cambio libre determinado por el mercado.

Con la adopción de la política monetaria de metas de inflación el BCCR utiliza su manejo de la tasa de interés tratando de responder a las expectativas a mediano plazo de la inflación. El tipo de cambio dada nuestra apertura de la cuenta de capitales, debe entonces ser determinado por el mercado.

En nuestro medio, el mercado cambiario se expresa fundamentalmente por las transacciones en las ventanillas de los bancos y las entidades financieras autorizadas para la compra y venta de divisas, y por MONEX. Con un tipo de cambio administrado, el BCCR interviene para suavizar movimientos en el precio de la moneda extranjera evitando fluctuaciones temporales violentas. Por ello es de gran importancia la forma como se organizan esos mercados y las intervenciones del BCCR.

Inicialmente los entes del sector públicos no bancario (SPNB) acudían directamente a MONEX para efectuar su compra o venta de divisas.

Estas transacciones del SPNB son tanto relacionadas con la cuenta corriente, como con la cuenta de capital. En la primera, instituciones como RECOPE o la CCSS realizan las compras de los bienes externos que requieren para su operación productiva de servicios (en esos casos de energía y salud). En la Cuenta de Capital se dan las transacciones relacionadas con el ingreso de préstamos del extranjero, o con el pago de sus intereses y amortización.

Pero se cambió la regulación en junio de 2014 y se excluyó estas transacciones de MONEX, efectuándolas directamente el BCCR con sus reservas. El cambio se fundamenta en evitar los efectos sobre el tipo de cambio de transacciones esporádicas y cuantiosas para nuestro mercado. Se argumentó que posteriormente a la venta de reservas del BCCR, el ente emisor las repondría comprándolas en MONEX, de manera que el impacto se podría sentir paulatina y no bruscamente. Se limitó el monto acumulado de reservas utilizado por el BCCR en un 3%.

Pero la magnitud de las ventas de reservas y los tiempos para reponerlas se han ido haciendo mayores. Así en julio de 2016 la Junta Directiva del BCCR elevó el límite usable de reservas con este fin se elevó a un 8%. Luego en mayo de 2017 eliminó el tope y se pidió a la Administración del BCCR “una propuesta para la gestión futura de los requerimientos de divisas del Sector Público No Bancario, para lo cual deberá tomar en cuenta la evolución del mercado cambiario, desde que se adoptó el régimen de flotación cambiaria administrada, los principales determinantes del tipo de cambio, el origen de las principales tensiones que ha experimentado el mercado cambiario en los últimos días y la evolución esperada de ese mercado”.

Esto hace, a mí entender, que el mercado cambiario sea muy incompleto, y ni siquiera incluya todas las ofertas y demandas de divisas de los sectores productivos.

Me pregunto: ¿En qué se diferencian las compras de divisas para las importaciones de entes productivos del estado, de las de entes privados? ¿No deberían las compras de divisas de RECOPE para importar derivados del petróleo o de la CCSS para importar medicamentos influir en el mercado cambiario y el tipo de cambio de manera similar a las importaciones de lubricantes y trigo, o de medicamentos por privados? ¿No deberían ser las tesorerías de los entes del SPNB quienes -para no encarecer sus compras de divisas- las programen y diluyan en el tiempo con una buena programación de flujo de caja?

Deja un comentario